Dónde Buceamos

Home / Dónde Buceamos

 

 

Protegida desde 1995, la Reserva Marina de Islas Hormigas de Cabo de Palos es un paraíso para el buceo y un ejemplo de conservación y diversidad biológica.

El mejor destino de buceo de España. Declarado como mejor destino de Europa los años 2016 y 2018 por diversas revistas del sector y calificado como “un secreto bien guardado en el sud este de España “según la revista Francesa Plonger. National Geographics la incluyó en el año 2016 en el Top 20 del mundo (http://www.nationalgeographic.com.es/viajes/los-mejores-lugares-para-bucear_10011/1).

La prolongación de la cadena Sub Bética finalizando en Cabo de Palos formando  bajo sus aguas unas Montañas submarinas, praderas de posidonia, paredes de 40 metros con hermosos corales en las que encontrar enormes meros, espetones (hermanos de la barracuda de aguas tropicales), doradas, abadejos, morenas, minúsculos nudibranquios y un largo etcétera de peces que, sintiéndose seguros, campan a sus anchas entre los buceadores.

Confluencia de corrientes marinas, las que nos llegan desde el Atlántico y las que salen del interior del Mediterráneo, todas ellas confluyen en “la Reserva Marina de Islas Hormigas “. A todo ello le sumamos que a pocas millas finaliza la plataforma Continental creando un espacio inigualable en el mundo entero, dando lugar al cruce de fantásticas sorpresas como peces luna, rorcuales, águilas marinas, delfines y todas las maravillas que trascurren por el mar Mediterráneo.

Pero, sumergido en nuestras aguas, aún se esconde mucho más:

A distintas profundidades, yace una gran cantidad de barcos hundidos, como el mítico transatlántico Sirio, el Carbonero o el pecio Naranjito, mágicos, misteriosos y llenos de vida. Una auténtica oportunidad para buceadores técnicos y recreativos.

En el Centro de Buceo Islas Hormigas, queremos acompañarte para que disfrutes tanto de todo esto, como lo hacemos nosotros cada día.

RESERVA MARINA de carácter pesquero

Es una inmersión fácil y segura. Al no ser un bajo muy extenso puede recorrerse en una o dos inmersiones, siendo lo más interesante la formación rocosa que se encuentra al Sur.

Pese a estar cerca de la costa, lo razonable por comodidad y seguridad es acceder en una embarcación en la que, saliendo de Cabo de Palos, y dejando el propio cabo por babor, tomaremos rumbo 0º y así seguiremos durante 0,37 millas.

Es una formación rocosa de forma de meseta, con una profundidad mínima de 8 metros y máxima de 22 metros. Por su cara Oeste se une una pendiente que va a parar al cabo y el resto del bajo se encuentra rodeado de pradera de posidonia con una preciosa formación rocosa al Sur.

Encontraremos corvinas, abadejos, dentones y sargos reales.

Se accede saliendo del puerto de Cabo de Palos y navegando rumbo 41º dirección a las Islas Hormigas durante 0.62 millas.

Es una espina rocosa de unos 75 metros de largo que se extiende hacia el Este. Su parte más sobresaliente ronda los siete metros aunque la profundidad media de la cresta oscila entre los 12 y los 15 metros. La zona más profunda corresponde a la cara Sur, donde nos encontramos con un fondo de arena de 27 metros que se extiende hacia el faro y hacia el Norte, formando numerosos grupos rocosos. La cara Noroeste del bajo está formado por grandes bloques de rocas, es muy extenso y puede resultar fácil perderse y no encontrar el regreso al barco.

Si no es un bajo muy rico en algas, es llamativo el gran número de morenas que alberga, junto con escórporas, mojarras, falsos abadejos y meros tanto pequeños como de buen tamaño, especialmente en la formación rocosa del lado Noroeste.

Es un excelente lugar para una inmersión segura y tranquila de nivel sencillo y medio.

El bajo de Dentro es una aguja rocosa que surge de una profundidad mínima de 3 metros. En su lado norte tiene una plataforma de entre 15 y 20 metros. En el lado Este del bajo podemos encontrar una cueva de unos 15 metros en 22 metros de agua, habitada por grandes congrios.

La vida del bajo alberga gran número de especies marinas. Es habitual ver bancos de lechas, barracudas, corvinas, sargos, morrajas, dentones, meros, langostas, morenas y gorgonias.

La inmersión en el bajo de fuera puede ser muy sencilla si nos dedicamos a disfrutar de la belleza de su fondo y de la vida que alberga, sin sobrepasar los 20 metros de profundidad, siempre atendiendo las indicaciones de los guías sobre las corrientes que pueden desencadenarse en muy poco tiempo. Si queremos alcanzar los pecios, al encontrarse a una importante profundidad, es importante contar con una buena preparación de material, y un buen nivel de buceo.

La fauna que vamos a encontrar son grandes bancos de lechas, dentones, barracudas, atunes que cazan al paso, tortugas, sargos reales, grandes meros, morenas, congrios, peces luna, águilas de mar, falsos abadejos…

Es un bajo extremadamente atractivo en cuanto a la vida animal debido a que se encuentra muy alejado de la costa y a su escarpada orografía, acrecentada con los restos de barcos que se han ido superponiendo los unos a los otros, siendo perfectamente distinguibles al menos cuatro cascos de otros tantos buques naufragados, especialmente el mítico «Sirio«.

Saliendo de puerto a unos 15 minutos, nos encontramos el bajo de Morra. La Inmersión que da comienzo a los bajos de Piles, idóneo lugar donde  campan a sus anchas meros, espetones, falsos abadejos, y una orografía de dos conjuntos rocosos que generan un desfiladero entre ellos, donde se encuentra situado el fondeo. El conjunto rocoso situado al Oeste asciende hasta los 12 metros de profundidad con una suave pendiente, mientras que el que está situado al Este asciende hasta los 18 metros. El desfiladero tiene un fondo a 25 metros de profundidad

Estamos trabajando en esta información, disculpa las molestias.

FUERA DE LA RESERVA MARINA

Inmersión desde barco, sencilla, divertida y segura. Perfecta para todos los niveles. Rica en vida pequeña y praderas de posidonia.

Saliendo en barco en busca del Cabo de Palos. Buceo idóneo tanto para principiantes como para buceadores con gran experiencia. Un buceo seguro, versátil y con muchas opciones.

Poniendo ruta sur, más allá de los Punchosos, nos encontramos con una meseta subacuática. Perfecta para cualquier nivel podremos disfrutar de su singular orografía.

Divertida ruta que nos permitirá disfrutar de las estructuras geológicas más peculiares de las costas del cabo. Saliendo en barco podremos disfrutar de una de las inmersiones más recomendable. Segura y apta para todos los niveles.

PECIOS

El Naranjito o Isla de la Gomera (su verdadero nombre) es un mercante hundido en los años cincuenta por un corrimiento de su carga de naranjas, de donde le viene el nombre.

Se encuentra en reposo vertical como si estuviese navegando en dirección a Cabo de Palos

La inmersión es de considerable profundidad y a poco que investiguemos el pecio tendremos que realizar una importante descompresión en aguas abiertas y con la sola referencia de nuestros instrumentos y la cadena del ancla, por lo que es muy importante considerar la reserva de aire necesaria para la realización de la inmersión en seguridad.

Es considerada inmersión de complicación alta.

Hace falta tener una titulación mínima de Advanced y experiencia constatable.

 

El pecio SS Stanfield , posteriormente bautizado Nitza, fue un buque de carga de origen inglés, que se hundió en las costas de Cabo de Palos en Murcia, España, el 25 de junio de 1916, a las 23:30h, cuando se dirigía desde Norfolk, Virginia (EEUU) hacia Savona, Italia, llevando en sus bodegas carbón destinado al ejército italiano.

Debido a la hora del hundimiento se le atribuyó como fecha oficial del naufragio, el día 26, en vez del 25 como le correspondería. Capitaneado por Georges Yannaghas, el carguero se fue a pique sin tener que lamentar bajas.

Las teorías sobre su hundimiento han sido tres: la primera y la más verídica, fue un choque frontal con el Bajo de Fuera o la Losa, junto a la reserva marina de Islas Hormigas, situada en Cabo de Palos. El bajo de Fuera, o la Losa, es una montaña submarina que asciende desde los 55 metros hasta llegar a los 3 metros, y fue uno de los focos de naufragios más intensos de estas costas a finales del XIX y comienzos de XX, de aquí que sea la teoría más refutada sobre el hundimiento.

La segunda teoría apunta a que pude hundirse al colisionar con otra embarcación, ya que durante la primera guerra mundial, debido a los permanentes ataques de los submarinos alemanes a los barcos con la finalidad de evitar la llegada de suministros a los aliados, los barcos para garantizar una mayor seguridad debían navegar con las luces apagadas para no ser detectados, pero esta teoría hacia aguas ya que ese día y a esa hora por la zona solo se avisto el buque Alba, el cual no colisionó con ningún objeto esa noche por lo que la teoría no es muy verídica.

La tercera teoría, y la que más fue difundida, debido a los intereses económicos para el cubrimiento de los daños al seguro, fue la de que el buque, fue hundido por un submarino alemán, ya que por esos días un U35 estaba por la zona para mantener el bloqueo de suministros a los aliados y se pensó, en primera instancia, que fue el culpable, pero debido al reguero de hundimientos que iba dejando a su paso durante estos días se localizó el submarino alemán entre las costas de Baleares, otro dato interesante, es que en los registros de la Lloyd´s no aparece ningún barco hundido a causa de la guerra con ese nombre. Por lo que todo apunta a que la colisión con la formación rocosa Bajo de Fuera era la más verídica. Los 28 tripulantes de SS Standield fueron rescatados por el Alba que se encontraba cerca del buque en esos momentos, por lo que no se lamentaron victimas mortales.

El pecio, está situado sobre un fondo de arena, a unos 60 metros, en posición de navegación, a su alrededor aparece una fauna muy abundante y variada, donde además cuenta con unas impresionantes gorgonias que forran gran parte del buque, esto hace que se mimetice con el ecosistema marino.

El pecio ha llegado a nuestros días en un increíble buen estado de conservación, descartando la parte de la zona de puentes y el área de las chimeneas.

La primera inmersión que se realizó a este pecio se llevó acabo en mayo del año 1979, fue un trabajo de mucha dificultad, debido a la escasez de medios de la época, por lo que se hacía muy difícil debido a la poca luz por la profundidad.

El THORDISA, conocido como el CARBONERO, según cuentan fue torpedeado por un submarino Alemán, el U 35 que hizo estragos en nuestra zona, el 13 de Octubre de 1917 al ir a ayudar del Vapor ‘Doris‘ que fue atacado con anterioridad.

Descansa en posición natural,  entre unos 36 y 47 m de profundidad.

Se requiere titulación técnica para bucear en este pecio.